Granada por el Mundo
Granada Eterna

El Suspiro del Moro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
El Suspiro del Moro Granada
PRADILLA. El Suspiro del Moro. (Colección particular. 1879-1892) Óleo sobre lienzo. 1,95 x 3,02 cm.

EL SUSPIRO DEL MORO

El “Suspiro del Moro” da nombre a un lugar en los alrededores de Granada y a una emotiva escena que vemos en el último capítulo de ‘Isabel’, la cual ha sido inmortalizada a lo largo de los siglos en producciones literarias, pictóricas o en la leyenda popular.

¿Cuál es el origen de esta leyenda? ¿Cómo se transmitió a lo largo de los siglos?

AUDIO. PARA ESCUCHAR, PULSE EL BOTÓN DE PLAY

HECHO HISTÓRICO

Conquistada Granada en 1492, Boabdil parte a su exilio y desde lo alto de una colina, se emociona hasta llorar viendo el espléndido pasado y los recuerdos que deja atrás.

Aixa, su madre, se percata del lloro y le increpa con una frase que pasará a la Historia:

“Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”.

Las crónicas árabes al hablar de la partida de Boabdil a su exilio en Láujar, en Las Alpujarras, no mencionan este hecho, que sí ha sido recogido a lo largo de los siglos por alguno de los cronistas cristianos que hablan de la Granada Nazarí.

Una primera versión ya se conocía en vida de Boabdil, por lo que no se podría descartar que sea en parte verdad.

Nos la cuenta el cronista Hernando del Pulgar, quien narra la historia de este modo:

El Suspiro del Moro Granada

La particularidad es que se desarrolla en el interior de la alcazaba no fuera, en lo alto de un collado.

Años después, otro cronista, el Obispo Antonio de Guevara, mantiene este diálogo durante una visita que hace a Granada el Emperador Carlos I (y V de Alemania) para visitar los lugares de los cristianos nuevos en la ciudad de la Alhambra.

Menéndez y Pelayo y más contemporáneamente, Leonardo Villena creen que la fecha es de 1526 coincidiendo con el viaje a Granada tras la boda con Isabel de Portugal.

Menendez Pelayo afirma que este relato que nos cuenta el morisco es verídico y que pudo suceder por aquellos días.

La escena del encuentro tiene lugar en el mismo lugar que hoy es “Suspiro del Moro”:

El Suspiro del Moro Granada

A diferencia de la versión tradicional, Boabdil en esta ocasión no está solo, la corte con sus caballeros y criados están de su lado.

Y la alusión a costumbres tan medievales e islámicas como mesarse la barba, la oración a Alá o el deseo de morirse da veracidad al relato.

Otro cronista que recogió viva esta tradición también de labios de algunos moriscos ancianos, durante la Conquista de Granada, o a los hijos de aquellos que vivieron aquellos eventos, es Luis Mármol y Carvajal.

Este parece continuar el relato de Hernando del Pulgar en donde lo dejó y añade el uso del árabe, lengua que conoce, para darle mayor verosimilitud:

El Suspiro del Moro Granada

Falsa imagen de Boabdil

Son por estas historias arriba descritas por la que nos ha llegado la imagen errónea de un Boabdil débil, “zugaybí” (en árabe “desdichadillo”), pusilánime frente a su madre Aixa, mujer de carácter, enérgica y sobretodo una auténtica madre-coraje, que luchó contra las rivalidades de harén y de palacio.

No es del todo cierto el retrato que de ambos, y en especial de Boabdil, se desprende en la famosa frase de Aixa, porque, por ejemplo, en las últimas semanas del reino nazarí en Granada, Hernando de Baeza nos muestra, en el fragmento final de su libro, a un rey que sale decidido a morir combatiendo en la Guerra Santa frente a los cristianos y a dar la vida, si es preciso, por su reino (“Es mejor morir una vez, que vivir muriendo varias veces”, dirá Boabdil a su Madre).

Boabdil toma esta decisión de combatir por él mismo. Se ha lavado ritualmente, purificado y, justo antes de salir, una llorosa Aixa le ruega que se quede, que no quiere perderle a él y que no comprometa a su pueblo si no quiere tener en Granada un final parecido a lo ocurrido en Málaga.

Baeza da a entender que, con aquel gesto, Aixa pudo mostrarse más favorable a pactar con los cristianos, así favoreció los primeros diálogos entre los Reyes Católicos y los visires y representantes nazaríes para tratar los acuerdos de la Capitulación.

Entonces, ¿Mito o Realidad?

Hoy en día, aquella colina Fax Allah Akbar que Marmol mencionara citando fuentes moriscas es conocida como “Puerto del Suspiro del Moro”.

Sin embargo, hay autores que rechazan tanto el mito del Suspiro como la localización del mismo: es el caso de Leonardo Villena, escritor y profesor granadino, quien en su libro El último suspiro del Rey Boabdil, pone en duda esta opinión de Menéndez Pelayo.

Marmol considera que la narración fue un bulo inventado por el Obispo Guevara para atraerse la atención del Emperador y su esposa, que acabó convirtiéndose en leyenda, aunque olvida la mención que ya a finales del XV y principios de XVI, hace Hernando del Pulgar.

Incluso rechaza que la ruta tradicional sea la actual que aparece en las carreteras y mapas: “Es falso lo del famoso ‘Suspiro del Moro’ (en la antigua carretera Granada-Motril) porque Boabdil no pasó por este lugar. Boabdil, sólo se detuvo para ver Granada en unas crestas serranas de El Padul, en el puerto de ‘El Manar’, porque por allí discurría el camino de la Alpujarra”, señalaba el escritor en 2011 para el diario “Ideal”.

Falso mito o verdad a medias, la leyenda de “El suspiro del moro”, sigue cautivándonos a pesar del paso de los siglos por ser una de las más emotivas que hayan dado juntas la Historia y la Literatura.

Aún hoy la frase de Aixa resuena como refrán en aquellas situaciones que lamentamos y que se tornan imposibles en la vida diaria.

Texto de Mabel Villagra, Asesora histórica arabista de ‘Isabel’.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto si aceptas o continuas navegando. Aceptar Aviso Legal