Personajes Granadinos

Francisco Alonso

Músico, compositor

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Francisco Alonso - Músico
Francisco Alonso. EFE

Francisco Alonso. Músico, compositor.

Francisco Alonso López nació en Granada el 9 de mayo de 1887 y falleció en Madrid el 18 de mayo de 1948.

La música de Alonso es graciosa, alegre, de fácil melodía y acento popular. Destacaba en los pasodobles y chotis, a los que imprimía garbo y desenfado. Muchas de sus obras continúan siendo muy apreciadas, como el pasacalle Los nardos, el chotis El Pichi, ambos de Las Leandras, el chotis Tabaco y cerillas de la revista Las de Villadiego o la canción Maitechu mía (ambas con letra de Emilio González del Castillo). Escribió igualmente dos pasodobles para las fiestas de la ciudad de Alicante, “Les Fogueres de Sant Joan”, titulados La festa del poble, que se estrenó en 1934, y La Nit de San Joan, pasodoble foguerer para banda, coro y bajo solista. Llegó a presidir la Sociedad General de Autores de España.

Aprendió sus primeras letras en los Escolapios y, por deseo de su padre, llegó a iniciar estudios de medicina, pero los abandonó al no poder superar las clases de disección.

Desde niño sintió interés por la música y empezó a estudiarla con el profesor Antonio Segura y, posteriormente, con Celestino Villa, maestro de capilla de la catedral. Enseguida empezó a componer. Sus primeras composiciones fueron escritas para las escuelas del Ave María. Luego nacieron obras de salón: polcas, mazurcas, valses…, incluso alguna obra lírica como La niña de los cantares, que estrenó en el Teatro Cervantes en 1905.

Con 16 años se pone al frente de la Banda de los obreros polvoristas de El Fargue, poco después crea un orfeón dentro de la Sociedad Filarmónica de Granada y ofrece conciertos en los teatros y plazas granadinas.

Francisco Alonso - Músico
Francisco Alonso, de pie a la derecha, con un grupo de amigos en La Alhambra.

Alcanzó desde sus primeras composiciones una extraordinaria difusión. Sus bellas melodías, alegres y vibrantes, forman ya parte de la cultura musical española.

En 1924 llegaron una serie consecutiva de éxitos iniciados con La linda tapada, estrenada en el Teatro Cómico y que incluía la popular Canción del gitano; seguida por La bejarana estrenada el mismo año en el Teatro Apolo y que hizo igualmente popular su Pasodoble de los quintos. En esta época se inspira sobre todo en el folclore de las distintas regiones de España como en Curro el de Lora de ambiente andaluz y con libreto de Luis Fernández Ardavín, estrenada en 1925 con escaso éxito pese a su excelente partitura. En el Teatro de la Zarzuela y el mismo año estrena La calesera de ambiente madrileño y con el Pasodoble de los chisperos y el Himno a la libertad. La parranda, de ambiente murciano se estrena en 1937. Esta incluye la Canción del platero y el Canto a Murcia, que se convirtió en el himno popular de la región. De La picarona (1931), de ambiente segoviano, destaca su Canto a Segovia.

Su obra comprende más de 250 títulos entre zarzuelas, sainetes líricos, revistas, comedias musicales, composiciones instrumentales sinfónicas, cuplés, himnos, ballets, canciones y música para películas.

Piezas inolvidables como el pasacalle de “Los nardos”, o el chotis del “Pichi”, de la revista musical Las Leandras, siguen escuchándose y perviven en el recuerdo de todos los amantes del género lírico.

En 1947 es elegido como director de la Sociedad General de Autores y Editores. Estando convaleciente de una operación por desprendimiento de retina estrena 24 horas mintiendo, una comedia escrita por Francisco Ramos de Castro.

Francisco Alonso - Músico
Foto dedicada por el Premio Nobel al Maestro Alonso, entonces presidente de la SGAE (1947). “Al insigne Maestro Alonso, en recuerdo del día que cumplí 81 años con toda mi admiración (Jacinto Benavente).”

Tras fallecer en su casa de la madrileña calle Sagasta en 1948, fue sepultado en un entierro multitudinario.

Su obra póstuma La rumbosa, sainete lírico, se estrenó en 1951.

El compositor granadino, adoptado por Madrid, dejó zarzuelas inmortales que continúan representándose, como La Calesera, con su “Himno a la libertad” y el “Pasacalle de los chisperos”; La parranda, y su encendido “Canto a Murcia”, auténtico himno de la región; La picarona, en la que emociona el “Canto a Segovia”; La linda tapada, con su nostálgica “Canción del gitano”, y otras muchas.

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar